También somos un medio de comunicación: Yorokobu

¿Yoro qué? ¿Yokoroku? ¿Yorokulo?… Lo sabemos: Yorokobu no tiene un nombre fácil de pronunciar. Pero tampoco es fácil encontrar un medio más allá  de los que se centran en la última hora o los que solo buscan el clickbait.

Yorokobu es una revista de creatividad, de innovación, que habla de proyectos y de ideas que tratan de mejorar el mundo, siempre con un enfoque positivo.

Hace más de diez años buscamos algo así en el mundillo de los medios y no lo encontramos. Así que inventamos Yorokobu, primero en su versión de papel y después en la digital. Cuando empezamos a investigar sobre posibles nombres para la revista, nuestras pesquisas nos llevaron hasta Japón. Allí cuentan con una palabra, Yorokobu, que significa algo así como ‘estar feliz’. Nos encantó y nos la quedamos.

Desde entonces aquí seguimos, buscando en esa cara B de la actualidad para encontrar historias y reflexiones de las que poder aprender e inspirarnos y lograr así un mundo un poco más Yorokobu. 

Visita nuestra tienda

Las portadas.

La primera revista en papel se publicó en septiembre de 2009. Suso33 se encargó de la portada. A lo largo de estos más de 100 números hemos contado con la participación de diseñadores y artistas de la talla de Paula Bonet, David Delfín, Vasava Estudio, Bnomio, Ricardo Cavolo, Ouka Leele, entre otros muchos, para el diseño de nuestras cubiertas.

Una portada de autor cada mes. Desde el número 100, además, se pueden arrancar para poder colgarlas (en el salón de casa de tus padres, por ejemplo, al lado del cuadro kitsch del ciervo perseguido por una jauría de perros).

Nuestra línea editorial.

PROYECTOS BRANDED CONTENT.

No somos un mero soporte para las marcas. Nos gusta colaborar con ellas para crear contenidos de interés que lleguen a nuestra audiencia. Aquí tienes algunos ejemplos:

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookiespropias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la \'publi\' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.    Más información
Privacidad